El campo

 

 

ABUELO: ¡Rolando, qué alegría que hayas venido! Has llegado temprano.

 

ROLANDO: ¡Hola abuelo! Es un hermoso día. Abuelo, lamento no poder venir mas seguido. No tengo tiempo libre ni siquiera los fines de semana.

 

ABUELO: Me gustaría ver a mis nietos mas seguido. Pero entiendo que ya son grandes y tienen mucho trabajo en la ciudad.

 

ROLANDO: ¿Sabes? Venir aquí me trae muchos recuerdos de la infancia. Hemos vivido momentos inolvidables en tu campo.

 

ABUELO: Es cierto. Cuando eran niños pasaban los veranos aquí. Sus padres los dejaban toda la temporada.

 

ROLANDO: Si, lo recuerdo. Cuando llegaba el momento de volver a la ciudad nos poníamos a llorar.

 

ABUELO: Pero lloraban porque no querían volver al colegio. Siempre fueron muy vagos, jaja.

 

ROLANDO: Viví aquí los mejores veranos de mi vida.

 

ABUELO: Rolando, demos un paseo.

 

ROLANDO: Sí, caminemos un rato. Estuve mucho tiempo sentado viajando.

 

ABUELO: Rolando ¿Qué te parecen las modificaciones que hice?

 

ROLANDO: Te felicito abuelo, la cabaña luce muy bien. Aunque quitaste el viejo árbol, eso me da mucha lástima. En ese árbol jugábamos cuando éramos niños.

 

ABUELO: Ese árbol se estaba viniendo abajo, era peligroso.

 

ROLANDO: Tienes razón abuelo.

 

ABUELO: Tú extrañas ver la casita del árbol. La construiste con tu hermana cuando eran niños. Se pasaban el día entero arriba de ese árbol, dentro de la casita. Pero hoy ya no hay niños aquí, y no me era fácil mantenerla en condiciones.

 

ROLANDO: Entiendo abuelo. Bueno, cuéntame acerca de tus actividades actuales.

 

ABUELO: La agricultura sigue siendo nuestra actividad familiar. Recuerda que tu padre y tu tío también son parte de esta empresa. Aunque no vienen mucho aquí, trabajan desde la ciudad. Se encargan de la parte administrativa.

 

ROLANDO: Es cierto, a veces olvido que mi padre es parte del negocio.

 

ABUELO: Las principales plantaciones son soja, maíz, trigo y girasol.

 

ROLANDO: Cuando yo era niño tú no plantabas soja.

 

ABUELO: El mundo ha cambiado mucho. Hoy la soja es un gran negocio.

 

ROLANDO: Qué extraño, jamás comí soja en mi vida, y no conozco a nadie que lo haga. ¿Dónde está el negocio?

 

ABUELO: Aquí, en Argentina, la soja no es un alimento popular, así que exportamos casi toda la producción.

 

ROLANDO: ¿A dónde?

 

ABUELO: A China y a otros países. La soja tiene muchos usos. De ella se obtienen brotes de soja, leche de soja, queso de soja, aceite de soja, salsas y bebidas de soja, etcétera.

 

ROLANDO: ¿Y por qué les gusta tanto?

 

ABUELO: Por cuestiones culturales, y porque es un alimento muy nutritivo y barato. La soja tiene muchas proteínas. Y, aunque no lo creas, la soja también sirve para producir combustibles.

 

ROLANDO: ¿Combustibles para autos?

 

ABUELO: Sí, para motores. Se llaman “biocombustibles”, y utilizan materias orgánicas en lugar de petróleo.

 

ROLANDO: ¡Qué bueno! Imagino que no afectan al ecosistema, como sí lo hace el petróleo.

 

ABUELO: Contaminan mucho menos. Aunque también son discutidos por otras razones.

 

ROLANDO: ¿Qué tipo de razones?

 

ABUELO: El hecho de que se produzcan con alimentos es motivo de polémica. Aún hay hambre en algunas regiones del mundo, y utilizar alimentos para producir combustibles es visto como algo injusto.

 

ROLANDO: Probablemente sea cierto. Abuelo, ya son las doce del mediodía. Pronto llegará el resto de la familia. ¿Qué te parece si comienzo a hacer el asado? Tomará más de una hora.

 

ABUELO: Bien, ve a buscar el carbón y comienza a prender el fuego. Yo me encargo de condimentar la carne. ¿Quieres tomar un vino conmigo mientras se cocina el asado?

 

ROLANDO: Me encantaría. Vamos.

 

©123teachme

 

продолжить с диалогами уровня выше среднего >>>

 

перейти к диалогам продвинутого уровня >>>

 

перейти к диалогам среднего уровня >>>

 

перейти к диалогам начального уровня >>>

 

Если Вам понравилось — поделитесь с друзьями:


Смотрите так же:

 

Рекомендуемые статьи и видео:

Ещё статьи >>>