Los tres Reyes Magos de Oriente

 

 

Hace más de 2000 años apareció una estrella muy luminosa en el cielo. Esa estrella era especial, diferente al resto y señalaba un lugar donde estaba ocurriendo algo extraordinario. Para descubrirlo sólo había que seguir su estela. La estrella indicaba el lugar donde había nacido un nuevo rey. La gran noticia se divulgó rápidamente por todo el mundo. Emocionados, los tres Reyes Magos de Oriente, que aún no se conocían, emprendieron su viaje teniendo como guía la estrella.

 

Los reinos de Nubia y Arabia eran gobernados por el Rey Mago Melchor. Era muy sabio y le gustaba escribir libros contando las historias de sus viajes. Melchor decidió partir cuanto antes, llevando consigo un pequeño cofre repleto de oro, como regalo para el nuevo Rey. En el reino de Tarsis y de la isla Griselda, el Rey Gaspar era conocido por su gran generosidad y bondad. Había decidido lleva como regalo un cofre con su mejor incienso, que era aromático y mágico, y cuyo humo formaba asombrosas figuras. El Rey Mago Baltasar gobernaba el reino de Godolia y Saba. Era un rey muy querido por todos porque siempre sabía cómo ayudar a los demás. Quiso llevar como regalo un cofre de mirra con la que se podían crear medicinas, perfumes o, incluso, papiros.

 

Un poco antes de llegar a Jerusalén aparece una espesa niebla que no dejaba ver el cielo. La única forma de ver la estrella para continuar el camino es subir a un monte y mirar por encima de la niebla. Los tres Reyes Magos tienen la misma idea y coinciden al subir en lo alto del Monte Calvario. Melchor, Gaspar y Baltasar charlan animadamente y se empieza a forjar en ellos una amistad que durará siglos. Al amanecer deciden continuar el camino juntos. Al llegar a Jerusalén, el Rey Herodes les recibe amablemente en su castillo. Les pide a los Reyes Magos que si encuentran al nuevo Rey se lo hagan saber cuando regresen. Pero Gaspar, Melchor y Baltasar desconfían de él y continúan al día siguiente su camino.

 

La estrella les va guiando hasta una pequeña aldea llamada Belén. En el camino se van encontrando a gente que les habla del nacimiento de un niño muy especial, cuyo nombre es Jesús. Todos llevan regalos para el Niño Jesús, del que comentan que llegará a ser Rey de Reyes. La estrella, que les ha guiado durante todo el viaje, ilumina un humilde portal donde están el Niño Jesús y sus padres, José y María. Los tres Reyes Magos se arrodillan y honran al nuevo rey con sus regalos. Los tres Reyes Magos han llegado al final de su viaje y se despiden. Desde entonces deciden llevar un regalo especial a cada niño en el mundo y así conmemorar el nacimiento de Jesús. Como son magos, saben que todo es posible con su magia especial.

 

Hoy en día, cuando llega el mes de diciembre, los niños adornan y decoran sus casas por Navidad. Es tradición colocar una representación en miniatura del pueblo de Belén en la época del nacimiento de Jesús, que fue hace más de 2000 años. Los niños tratan de portarse lo mejor posible, ya que los Reyes Magos saben si un niño ha sido bueno o no durante el año. Si ha sido bueno, le premiarán con un buen regalo. Y si no, le dejarán un saquito de carbón.

 

Para portarse muy bien hay que ser generoso, compartir juguetes con los hermanos o amigos, estudiar en la escuela, y realizar alguna buena acción como, por ejemplo, regalar un juguete a otro niño que no tenga. Apenas comienza la Navidad los niños escriben una carta a los Reyes Magos pidiéndoles un regalo especial y un deseo. La carta se echa al buzón, o bien se entrega a un Rey Mago en persona. También, algunos niños la escriben por ordenador y la envían a través de Internet. Los Reyes Magos y sus ayudantes, los pajes, reciben las peticiones y las ordenan. Necesitan recibirlas a tiempo para atender a todos los niños del mundo. Así que conviene escribirles pronto.

 

La Noche de Reyes, que es el 5 de enero, se hace una cena especial y una pequeña fiesta en casa. Antes de acostarse, cada miembro de la familia deja unos zapatos cerca del Belén para que así los Reyes puedan saber a quién dejar cada regalo. Además, conviene dejar un cuenco de agua por si los Reyes necesitan dar de beber a sus camellos, así como unas galletitas o dulces para que los Reyes coman y unas bebidas por si tienen sed. Esa noche los niños deben irse a dormir pronto para que los Reyes puedan repartir todos los regalos.

 

Mientras los niños duermen, los Reyes Magos y sus ayudantes entran en cada casa y dejan un regalo especial a los que se han portado bien y un saquito de carbón a los que no. También suelen traer un regalo para los padres. Si los Reyes o los pajes tienen hambre o sed, buscarán algo que tomar mientras contemplan el Belén y los adornos de la casa. Después se irán a seguir repartiendo regalos por otros hogares. El día 6 de enero, por la mañana, los niños se levantan temprano y encuentran con sorpresa el regalo que les han traído los Reyes Magos.

 

Ese mismo día se toma un delicioso roscón de Reyes para celebrarlo. Un año más, los tres Reyes se han vuelto a reunir y han hecho felices a millones de niños. Están contentos y se despiden hasta la próxima Navidad donde volverán a reunirse para conmemorar el nacimiento de Jesús. Así que recuerda, pórtate bien durante todo el año y los reyes te traerán un regalo muy especial.

 

Если Вам понравилось — поделитесь с друзьями:

 

продолжить с текстами уровня выше среднего >>>

 

перейти к текстам среднего уровня >>>


Смотрите так же:

Предлагаем пройти тесты онлайн:

Рекомендуемые статьи и видео:

Ещё статьи >>>